No podemos vivir siempre con odio. Pero tampoco nos podemos obligar a perdonar.

Mejor si abres el sonido del vídeo.

Pin It en Pinterest

Compartir esto