Esta es una deliciosa historia sobre un roble que pensaba…

 

 

Un día, no hace mucho tiempo, un hombre estaba descansando apoyado en un roble en un parque en Surrey, y  oyó que el árbol estaba pensando. Esto suena como una cosa graciosa, pero los árboles piensan, sabes, y algunas personas pueden entender lo que están pensando.

Este anciano árbol, realmente era muy anciano, se decía a sí mismo : “Cómo envidio a esas vacas en el prado que pueden caminar a través del campo, y aquí estoy yo. Todo alrededor es tan hermoso, tan maravilloso, el sol brillando, la brisa y la lluvia y aquí estoy yo, enraizado en el suelo.

Años más tarde el hombre descubrió que  en las flores del roble hay un gran poder, el poder de sanar a muchas personas enfermas, así que recolectó algunas flores del roble y las transformó en remedios y muchas, muchas personas recuperaron la salud.

Algún tiempo después, en un caluroso  mediodía  de verano, el hombre estaba estirado en la hierba, casi dormido, y oyó a un árbol pensando, ya que algunas personas pueden oír los pensamientos de los árboles. El árbol estaba hablando consigo mismo muy apaciblemente, y estaba diciendo. “Ya no me importa estar arraigado en el suelo, y ya no envidio a las vacas  que pueden caminar en los prados, ahora puedo ir a cualquier parte del mundo para curar  a las personas que están enfermas: y el hombre miró hacia arriba y oyó como el árbol estaba pensando.

Edward Bach

 

 

Pin It en Pinterest

Compartir esto