Es posible que te pueda sorprender la afirmación de que la autoestima empieza en la gestación, pero desde mi experiencia desde la Terapia de Regresión y la Técnica Metamórfica, y después de haber acompañado a muchísimas personas a revivir  esta etapa tan fundamental de la vida, puedo constatar que nuestra memoria tanto emocional como física, empieza en el embarazo e incluso en la concepción.

Dentro del vientre de materno sentimos físicamente y emocionalmente, pensamos y somos totalmente conscientes de todo lo que está pasando a nuestro alrededor, especialmente si somos bien recibidos o no por nuestros padres, e incluso abuelos y hermanos.

Cuando esto no sucede, es una experiencia muy difícil de vivir y genera creencias automáticas como: si no me queréis es que yo no valgo nada”, “por mi culpa ellos están mal”, “os voy a demostrar que si valgo”

 

mujer embarazada con corazón

 

Estas creencias firmemente instauradas a partir de una experiencia dolorosa, puesto que no tenemos elementos ni capacidad para darnos cuenta que estamos interpretando mal la realidad, nos va a condicionar para toda la vida si no hacemos un trabajo de transformación profundo.

 

¿Cómo nos afectan estas creencias?

 

A partir de ellas podemos sumergirnos en la culpa y baja autoeostima y el miedo al rechazo. Pero también, cuando surge el “voy a demostraros que si que valgo” se van a compensar con una autoexigencia constante. Lo peor de todo ello, es no darnos cuenta de que por mucho que consigamos a cualquier nivel como adultos, siempre habrá ese bebé esperando que los padres le acepten y reconozcan, sin la capacidad de darse cuenta que está mal interpretando la realidad.

Si no hay una buena base de autoestima y autoaceptación, surge la inseguridad y los sentimientos de inferioridad, lo que conlleva a su vez a miedos, angustias y tristezas, llegando incluso a la depresión. La clave esá en desactivar esa memorias inconscientes que siguen generando emociones, creencias, e incluso, comportamientos y bloqueos físicos para desandar el camino que nos ha llevado donde estamos ahora.

Si crees que ésta puede haber sido tu experiencia, es posible sanar y volver a escribir el pasado, sin importar lo lejos que quede, Un terapeuta siempre pone su corazón en mostrar el camino para desandar lo andado.

Montserrat Chando
Psicoterapeuta
685.890.497. Barcelona

                              Ver Terapia de Regresión     Terapia Metamórfica

Pin It en Pinterest

Compartir esto